Euskadi ha terminado el año con un crecimiento del 1,92% en el número de afiliados a la Seguridad Social. Con un total de 962.104 trabajadores, la comunidad autónoma se ha quedado a escasas 20.000 contrataciones de alcanzar el récord que se obtuvo en 2008 cuando se logró el record a las puertas de la crisis económica. Este aumento de puestos de empleo ha permitido reducir la tasa de paro en sectores especialmente importantes como el de las personas desempleadas de larga duración donde la desocupación ha caído un 9,5%.

Si bien el número de afiliados no ha podido superar el record registrado hace una década, el número de contrataciones sí lo ha hecho y con creces: en 2018 se firmaron más de un millón de contratos. A pesar de ser un record histócio, hay que destacar que sólo 88.625 de los contratos fueron de tipo indefinido y, por tanto, no se llegó a la cifra de 90.000 firmas que pronosticó Confebask a finales de año. A pesar de ser menos del 9% de los contratos, la cifra es casi un 21% superior a la del año anterior y poco a poco la CAV se acerca a la hito del 10% ya conseguido en otras comunidades.